Sam Cooke. Keep movin' on (2002)

La diferencia entre el mundo exterior y la España del desarrollismo es que en 1964 el periódico ABC publicaba este surrealista titular:


Surrealista, porque la auténtica noticia era que el negro de la alcoba se llamaba Sam Cooke.


Buen disparo, señora, pero se acaba de cargar usted a uno de los mayores talentos musicales de su generación. Tragedia incalculable la suya, un tipo pendenciero y fornicador, tal vez; instalado, todavía hoy, a años luz de sus rivales.
Reconozco que tiendo a complicarme seleccionando discografías, y la de Cooke no me lo pone fácil  — o el tracklist es irregular, o la producción deficiente —; sin embargo se conserva un directo impresionante (¿hace falta que diga cuál? ¿en serio?), y el ya legendario, involuntariamente conclusivo, Ain't That Good News. Hay una historia, de las muchas en torno a ese disco, que me sigue revolviendo cada vez que lo escucho: la de la melodía nativa india (así se describía exóticamente en las notas de la contra) de Riddle Song, reconvertida en canción de cuna para el hijo que Cooke acababa de perder ahogado en un río. El modo en que se quiebra su voz en el último segundo de esta última canción contiene más verdad que la carrera entera de otros miles de artistas. Pero volviendo a la discografía me decantaré sin embargo por un título póstumo que tampoco muestra al artista muy conforme con algunas de sus pistas rentables, pues se trata, justamente, de la regrabación de las mismas que andaba preparando justo antes convertirse en un negro en una alcoba. Y era un momento tan convulso personalmente, tan intenso en lo creativo, que su resultado no podía durar. Al menos, lo tenemos.
Hay que decir el lanzamiento de estas sesiones bajo el título de Keep movin´on fue muy tardío y sólo en CD, supongo que en plena fascinación por el soporte digital. No pinta bien, ¿verdad? pues resulta que cada día que pasen sin descubrirlo será otro día tirado a la basura. Expande el universo de su obra maestra, condicionada por su drástica división entre los temas bailongos de la primera cara y las baladas del reverso, con nuevas y acertadísimas versiones de temas como Shake (al fin si esos odiosos coros del original) o un ejemplo mejor si cabe, un remozado Sugar dumpling que hace papilla la grabación del 62. Y asusta pensar a dónde podría habernos llegado Sam Cooke si esa hijaputa de Bertha Franklin no hubiera tenido tanta puntería aquella noche en su alcoba del Motel Hacienda.
Ya saben, se llama Keep movin' on. Pasálo.

Malena Gracia ejerce de puta


MALENA GRACIA ejerce de puta.

Historia Ilustrada de la Prensa en España # 19

Memento mori (Paz Errázuriz)



Tras visitar la reciente y muy recomendable exhibición de la fotógrafa chilena Paz Errázuriz en Madrid, dudé entre destacar esta serie u otra dedicada a la trastienda del mundo del circo. ¿Qué tiene de singular para mi Memento mori? Precisamente: nada.
No hay nada bajo la superficie de estas fotografías, que además se enfrentan a otras como lo harían dos espejos. Y esos otros retratos involuntariamente definitivos y definitorios nos ignoran porque siguen mirando a la vida que perdieron, a un fotógrafo que tampoco está ya. Memento mori es un circuito cerrado y nosotros afortunadamente de momento nos quedamos fuera.








Roman de la rose (Biblioteca Bodleiana, original del siglo XV)


Estimado lector: directamente desde la Biblioteca de la Universidad de Oxford nos llega esta versión trial de la obra que desencadenó la mayor burbuja editorial del siglo XIII, el Romance de la Rosa. No había cosa más vasallática que presumir de tu propio ejemplar, y cuanto más iluminado, mejor. Así han llegado hasta nuestros días cientos de copias profusamente ilustradas con, por ejemplo, sus famosos castrados aún cipote en ristre.


Siendo una obra eminentemente alegórica, y debido además a su doble autoría (a la vez moralista y fantástica), los dibujos sirvieron para dar uniformidad al romance y su amplio repertorio de escenas oníricas, episodios de violencia chunga y mucho fornicio desorejado. La copia digitalizada completa, y muchas más, pueden hojearse sin prisa en romandelarose.org