El secreto de Kells, fantasía en el scriptorium

7:03 3 Comments



Sin exagerar, uno de los diseños visuales más portentosos de los últimos años




Pocas expresiones artísticas están tan presentes entre nosotros desde hace siglos, y sin embargo pasamos ante ellas con indiferencia cuando recorremos los templos y museos donde se exhiben. Al margen de un ya nulo poder adoctrinador, la pintura cristiana medieval mantiene su distancia del espectador por su especialísima sensibilidad, el simbolismo complejo y una ausencia de planos y composiciones convencionales que se nos resisten haciéndola casi antipática en su hieratismo.
El secreto de Kells (2009) propone una mirada virgen a la estética sacra para narrarnos el origen del famoso manuscrito irlandés a través de un relato francamente endeble, pero iluminado con uno de los diseños visuales más portentosos de los últimos años.
Y no exagero. Es, sin más, emocionante seguir el movimiento de personajes que parecen desprendidos de un mural del siglo IX en perspectivas imposibles y fluida geometría. Por añadidura, El secreto de Kells representa un canto amoroso a la creación artística en todo tiempo y circunstancia, por lo que más allá de las evidentes carencias narrativas, sus 75 minutos son un regalo para la vista y el espíritu. Recomendable sin reservas.







javier malaparte

Yo me entiendo y bailo solo

3 comentarios:

  1. Vale, acabo de descubrir gloria.tv. Me quedé sin palabras...

    ResponderEliminar
  2. sospecho que te ha impactado más gloria.tv que la película, ¡pero algo es algo!

    ResponderEliminar
  3. Sospechas mal, jaja. Es que la película no la vi (me pilló viendo otra) y la aplacé para esta noche.

    ResponderEliminar