Duplicado, suplantado. El día que desaparecí de Google

14:18 6 Comments

Todo blog es, no nos engañemos, un ejercicio de vanidad. En mi cobarde búsqueda de lectores suscribí Panic in the attic a Paperblog prácticamente desde el comienzo, para simultanear las publicaciones en una plataforma potente y sin filtros.
Sin embargo nunca me reportó lectores directos y mi pasmo llegaba el pasado fin de semana cuando las visitas cayeron repentinamente un 70% por motivos evidentes: he desaparecido de Google sin dejar rastro.
O debería decir más bien que mi blog ha desaparecido, no así sus entradas que siguen mostrándose pero de esta forma tan peculiar si tecleo los títulos literalmente en el buscador:


Como os podéis figurar la imagen que encabeza mi post pertenece a otro señor (que tampoco tiene culpa de nada, pobre, compartimos grupo en Google+) y no hay enlaces a mi original en la primera página... ni en las siguientes.
Presa del pánico acudo a los webmasters y mis temores se confirman: "Por lo que notarás, otros sitios están tomando tu contenido y posicionan con ellos, mejor que tu sitio. Te recomiendo no compartas con ellos más publicaciones, te perjudica en lugar de beneficiarte".
En fin, un disgusto. Tramité baja automática y borrado en Paperblog (sin problemas) pero el daño ya estaba hecho porque algún puto algoritmo de Google me ha penalizado por duplicar contenidos.
Mal entonces por Paperblog, mal por Google, y por supuesto mal por mi gestión de este torpe ejercicio de vanidad. Por si a alguien le interesa.

javier malaparte

Yo me entiendo y bailo solo

6 comentarios:

  1. Como tú yo también estoy en paperblog desde que empecé con el blog, así que ya les he mandado un mensaje para que me den de baja. Ya verás como al final Google levanta su penalización y las aguas vuelven a su cauce. De momento, aunque te hayan bajado las visitas que te llegan a través de Google los lectores que te somos fieles seguimos entrando como siempre. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, compañero de fatigas. Difícil vida la del bloguero.

    ResponderEliminar
  3. No he entendido nada, por supuesto, pero me cago en todo aquello que se menea desfavorablemente a tu maravilloso blog. Llegaremos a él a pesar de los obstáculos que nos pongan.

    ResponderEliminar