Escucha a la zarza arder (Johnny Cash, 'Trouble in mind' 2003)

14:20 , 1 Comments


No conviene zambullirse en la discografía de Johnny Cash de cualquier manera y tal vez sea bueno empezar por el final. Unearthed dividió en cinco los extras de su ya legendaria serie de covers American Recordings; publicado pocos meses después de su fallecimiento en 2003, amenazaba con ser el típico saqueo póstumo de descartes. Pues es justo al contrario.
La zarza ardiente bíblica debía atronar como Cash cuando sueña hacer el amor a Pocahontas al comienzo de Trouble in mind, única entrega totalmente eléctrica de la caja. Significativamente elige otra pieza más de Neil Young para la misma elegía americana. Significativamente también, canta el blues T for Texas como si volviera a estar frente a los presos de San Quentin. Y recupera As Long As The Grass Shall Grow a dúo con su mujer, June Carter Cash, como sobrecogedor tributo a un amor que se sabía ya en el umbral de la muerte para ambos.
Pero donde Cash manda es frente a la guitarra humeante de Devil's right hand, hasta pulir el diamante que el original de Steve Earle esconde. ESO ES AUTORIDAD. Dicen que grabar aquellos discos fue un suplicio, que estaba en las últimas: Cash mermado y encogido en una silla, cantando a la soledad, la suerte, las pistolas. ¿Cómo es posible entonces que Trouble in mind contagie tanta vitalidad? Los caminos misteriosos del arte. Retrocediendo un paso en él, contemplando el disco entero como un gran fresco de la música folk norteamericana, se descubre a los Hearbreakers de Tom Petty vistiendo de negro cada canción. Cada cual en su sitio, por una vez y para siempre, y la zarza ardiendo. Una epílogo vibrante, auténtico, in-men-so.

11"T" for Texas by Johnny Cash on Grooveshark
As Long As The Grass Shall Grow by Johnny Cash on Grooveshark
12Devil's Right Hand by Johnny Cash on Grooveshark

javier malaparte

Yo me entiendo y bailo solo

1 comentario:

  1. Una maravilla. De hecho, casi que me quedo con esas American Recordings al resto de su discografía. Sin negarle su importancia histórica, claro.

    ResponderEliminar