Un cojín de Olle Eksell por cuatro pavos


¡Ah, Ikea! Ese lugar donde lo mismo te venden un sofá con chulísimas estampaciones de Marimekko que una mala imitación de los pájaros de Charlie Harper (¿no va siendo hora de hacer un post en condiciones a Harper?); y mejor aclaremos este punto antes de seguir, no vayan a pensar ustedes que esto es un publirreportaje y yo un tenebroso influencer. Vean un detalle de la bandeja que compré en el gigante sueco para servir los manises:


Comparen ahora con los maravillosos e intransferibles dibujos de Charlie Harper:


Saquen sus propias conclusiones. Total que el otro día me topé con un nuevo cojín de Ikea y me puse a la defensiva, ¡ahora plagiaban a Olle Eksell! Nótese que el etiquetado omite cualquier mención al creador de estos otros famosos plumíferos, pese a ser idénticos a los del icono del diseño nórdico.


Y sin embargo, lo que te llevas a casa es realmente el estampado de Eksell. De hecho Ikea está vendiendo varios diseños suyos en sus textiles, y por lo que he podido ver en su catálogo, también hay a la venta un libro sobre su trabajo a precio de risa (lamentablemente, agotado).
Yo ya tenía en casa este de Pie Books, del que aprovecho la coyuntura para presumir:


Eksell fue un ilustrador de primera, pero también un interesantísimo creador de packaging. Dejó un extenso catálogo de portadas, ilustraciones infantiles y cartelería. Su logotipo para el cacao Mazetti, (que no voy a poner aquí, para jorobar) sería el resumen perfecto de su estilo. O no.


Os dejo con una pequeña muestra de su trabajo, y os animo a poner un poquito de Eksell en vuestras vidas, aunque sea, como en mi caso, debajo de las nalgas.






javier malaparte

Yo me entiendo y bailo solo

0 comentarios: