Manuel López-Villaseñor, la tristeza infinita y un ramo de membrillos

14:06 0 Comments


"Soy un pintor español, heredero de Sánchez Cotán, de Velázquez, de Zurbarán y de Picasso. Lo siento mucho, pero no puedo arrodillarme en éxtasis delante de un bote de sopa Campbell". Así de contundente se presentaba (y casi se despedía, sin saberlo) Manuel López-Villaseñor (†1996): pintor capaz de convertir un ramo de membrillos en la imagen más desoladora del mundo, pintor que pinta a Pilar rodeada de mariposas, a sabiendas de que A Pilar le dan miedo las mariposas...


...y que coloca, entre los pezones duros de Pilar, un ramillete inesperadamente azul cobalto:


A su pintura le falta una mano de pintura porque renegó del realismo y se volvió cada vez más ocre, ajada y austera. Lo más real en sus últimos años fue, de hecho la muerte. Incluso se nos anticipa muerto en un cuadro, sobre la mesa de autopsias. Un artista difícil de rebatir














javier malaparte

Yo me entiendo y bailo solo

0 comentarios: